6 claves para pasar de la idea a la acción

Posted on Posted in SemanaEmprende


1.- Manten un registro o diario de tu ideas

Poner las ideas en papel,  en la computadora o en una tablet, lo que use y con lo que se sienta más cómodo (aunque la experiencia demuestra que lo mejor es el papel).

Así como cuando limpias tu pc, esta funciona mejor, lo mismo ocurre con la mente. Esto liberará la mente, permitirá crear nuevas ideas, además de ganar enfoque y diferenciar aquellas más importantes, y mejorarlas. También libera del miedo de olvidarte de alguna idea, pues ya la tendrás documentada para cuando estés listo para implementarla.

No es necesario que invente algo nuevo para conquistar un nicho de mercado. Muchas veces alcanza con dar respuesta a una necesidad en un rubro ya explotado pero en forma inadecuada, o lanzar un producto que complemente a otro ya impuesto. Luego, hace falta encontrar la motivación y la capacidad para hacer que sea viable.

2.- Cuestionar la idea 

La idea en bruto debe superar una serie de filtros que permita determinar si realmente tiene la fuerza necesaria para seguir adelante. Ese proceso debe incluir el cuestionamiento de la oportunidad para determinar si el proyecto puede satisfacer una necesidad del mercado y si es rentable.

3.- Hacer un análisis económico y financiero 

Mediante un análisis económico, se identificarán los ingresos y los costos para obtener la rentabilidad del proyecto. Y, a través de un análisis financiero podrás determinar las necesidades de inversión de capital y el tiempo en que esperás recuperarla.

4.- Definir estrategias 

Es el proceso mediante el cual se define el plan de acción. Se necesitan algunas estrategias para posicionar el emprendimiento, satisfacer a los clientes, competir con éxito y lograr una dinámica en el funcionamiento que garantice la rentabilidad.

Definir cada una de estas instancias es trazar el futuro del negocio.

5.- Planificar e implementar 

Para asegurar la perdurabilidad del proyecto, hay que tener un plan de negocio realista, que neutralice a los competidores anuales y futuros. Este plan no es otra cosa que un “mapa” para orientar al emprendedor, de manera que sepa cómo llegar al objetivo definido. Ayuda a pensar metodológicamente la forma de cristalizar el proyecto, además de representar la imagen del negocio frente a potenciales inversores, posibles socios y proveedores.

6.- Esperá obstáculos, superalos y no abandones

Sabemos que todo aquello que valga la pena requerirá su dosis de desafíos y obstáculos a sortear, estos desafíos a veces pueden convertirse en verdaderos asesinos de la implementación y acción.

Hay que tener por seguro que aparecerán obstáculos en tu camino, pero ten en mente el enfrentarlos y resolverlosY lo más importante: NO ABANDONES, no dejes que todo ese esfuerzo se pierda. ¡No te rindas!

¡Haz el propósito de hacer algo con tus brillantes ideas! Si actúas de acuerdo a ellas, ganarás en confianza, seguridad interior, auto-determinación y voluntad de actuar cuando veas la oportunidad. Cuando la sobrecarga de ideas te abruma y no actúas, pierdes confianza, determinación y el resultado es que estás menos inclinado a tomar riesgos en el futuro cuando aparezcan oportunidades.

El pasar de la idea a la acción alimenta lo positivo, la pasividad alimenta lo contrario.